Estampas
Ir a:

Recupera tu energía

En esos momentos en que estás sometido a una avalancha de textos, videos y audios por las redes sociales que te generan emociones de todo tipo, en esos días en que el tiempo no te alcanza para procesar todo lo que recibes y lo que vives, ni para descansar la mente, es lógico que tu nivel de energía vital se reduzca peligrosamente. Para poder mantener tu salud física, emocional y mental, necesitas un nivel óptimo de energía.

Ármate una estrategia, pequeñas acciones diarias que seguramente te ayudarán a recuperar y mantener tu energía vital -la misma que requieres para alcanzar cualquier objetivo que tengas.

La mente

Muchas veces perdemos energía porque estamos constantemente en una hiperactividad mental. Es muy probable que de la gran cantidad de pensamientos que ocupan tu mente, muchos sean solo divagaciones o preocupaciones.

Pon una alarma en el celular tres veces al día, para que tomes una pausa de dos o tres minutos y tomes consciencia de lo que estás haciendo, de cómo está tu cuerpo, de cómo te estás sintiendo. Al sonar, revisa qué tipo de pensamientos tenías en ese momento. ¿Esos pensamientos te llenan de energía o te desaniman y te desgastan?

Estar consciente de lo que estás pensando y haciendo aumenta tu energía. Hazlo ahora; mira a tu alrededor, oye los sonidos de lo que te rodea, respira. En ese pequeño momento en que estás totalmente presente en lo que estás haciendo te llenas de energía.

Emociones

La tensión emocional constante drena tu energía vital. Mientras menos energía tengas, más difícil será pensar con claridad y más fácil será entrar en el torbellino de emociones propias y de los demás.
Querer controlar o querer que las cosas sean solo como lo has pensado también te desgasta.

Haz catarsis, sin dañar a nada ni a nadie, obviamente. Busca un sitio y el momento adecuado para gritar, saltar, llorar, golpear un cojín. Canta y baila. Confía en que toda crisis pasa, y tu fortaleza queda.
Felicítate por estar cumpliendo con tu deber, por contribuir con tu familia, con tu país. Date amor a ti mismo.

Todos los días disfruta de algo, con plena consciencia; un café, un baile, el agua tibia al bañarte, el agua fría que te calma la sed.

Da amor y comparte con tus seres queridos. Asegúrate de que siempre haya cosas agradables que decir y que compartir. Ayuda, apoya, acompaña.

El amor y la alegría son las emociones que energizan. Mientras más amor sientes, más elevas tu frecuencia de vibración. En ese estado puedes atraer lo que deseas, incluyendo a las personas que vibran a un nivel similar y te ayudan a alcanzar los sueños.

Lenguaje

La queja, la crítica negativa, las palabras cargadas de rabia, de venganza o de miedo te van desgastando. Las afirmaciones positivas te suben el ánimo y la energía. Ponle corazón a lo que dices. 

Cuerpo

Las tensiones emocionales que se acumulan en el cuerpo pueden impedir que te relajes y que duermas bien. Revisa dónde acumulas regularmente las tensiones. Inhala y lleva el aire a esa parte del cuerpo. Exhala y suelta las tensiones por la boca.

Date pequeños masajes. Gira suavemente la cabeza para soltar las tensiones del cuello. Tensa y suelta los músculos de la cara. Sonríe que Dios está contigo.

Cuando suene la alarma del celular, presta atención al cuerpo: respira y relájate. En esos momentos, toma unas tres respiraciones profundas, lentas, y haz una afirmación que te llene de confianza. Toma suficiente agua, y aprovecha para bendecirla y programarla para que te energice.

Busca momentos para disfrutar de la naturaleza. Coloca los pies en la grama, y cárgate con el sol.

Relajación y meditación

Relajarte conscientemente antes de dormir te ayuda a despertar más descansado. La relajación es una puerta a la meditación.

Una de las principales herramientas revitalizantes es la meditación. Meditar con frecuencia, y en especial en grupo, recarga tus baterías.

La meditación es una vía para conectarte con la fuente de energía universal, la fuente de la vida, de la inteligencia, del poder y del amor divino. "Dios no se muda".

Es posible tener una estrategia para cuidarte y energizarte. Solo tres minutos, tres veces al día.  Tres minutos para respirar, relajar el cuerpo, pensar en algo positivo que te llene de confianza y de gratitud por la vida; para hacer una oración e imaginarte disfrutando eso que quieres vivir.

Gracias por cuidarte, eres importante en el plan divino para esta tierra.

Un abrazo en la luz.

• Ser Espiritual

¡Recárgate!


Canales