Estampas
Ir a:

Aprender a soltar nos libera.

MAYTTE |  13 de mayo de 2018

Cuando las situaciones se vuelven repetitivas en tu vida, cuando una persona te hace daño o no te hace feliz, cuando se terminó una relación o una etapa en tu vida, cuando le das vueltas una y otra vez en tu cabeza a un evento del pasado, cuando cargas con la responsabilidad de alguien que no quiere asumirla, es tiempo de soltar.

Soltar significa aceptar lo que entra y sale de nuestra vida, sin aferrarnos, sin ofrecer resistencia, sin tratar de amarrarlo para que no se vaya, sin quedarnos en la negación pensando que de esa manera las cosas van a seguir siendo como fueron, sin sufrirlo indefinidamente, sin sentirnos víctimas de los cambios y los ciclos, sin querer cambiarlo o acomodarlo a nuestras necesidades y deseos.

La aceptación es parte del proceso de fluir, de aprender a ser feliz, convirtiéndote en una persona optimista, alegre y confiada, que puede aceptar y respetar la voluntad de las demás personas y atreverse a afrontar con serenidad, valor y confianza las circunstancias cambiantes de la vida.

CLAVES PARA ACEPTAR Y SOLTAR ASERTIVAMENTE

Gana fortaleza con la experiencia
Mira como maestros a las personas que te afectan negativamente y perdónalos por afectarte con sus comentarios, comportamientos y actitudes, hasta el punto de sacar los pensamientos y las emociones negativas que están ocultas dentro de ti. No podemos cambiar el comportamiento de otros, pero si podemos manejar la forma en la que vamos a reaccionar hacia ellos, si ponemos atención. Respira profundo y suelta.

Acepta, acepta, acepta
La aceptación es un gran liberador porque si somos capaces de aceptar lo que sucede con calma y sin drama, podremos hacer lo necesario para cambiarlo, manejarlo o superarlo. Aceptar significa transitar por el malestar de no obtener lo que deseábamos resistiendo el impulso de reaccionar negativamente para evitar agravar el efecto las consecuencias.

Respira profundo y distrae tu mente
Si estas ahí pegado, recordando, pensando en lo que pudiste hacer para evitarlo, sintiendote culpable o víctima de lo ocurrido, pregúntate: ¿hasta donde y hasta cuando lo vas a sufrir? Distrae la mente y toma una tregua, que te permita reconectarte con tus fortalezas para volver a poner tu atención en el asunto y tomar acción para superarlo o solucionarlo.

Abrete a lo nuevo
Es importante dar por terminado el pasado para poder abrirnos a tener experiencias nuevas, diferentes y positivas en el presente. Sin la reflexión necesaria y el compromiso de cambiar algunos de nuestros hábitos, creencias y actitudes, no podremos renovar y mejorar nuestra forma de vivir la vida. Asumamos la responsabilidad de nuestros actos y elecciones.

Afrontar los cambios con buena actitud
La rigidez y la inflexibilidad, hace que nos quebremos y suframos más de lo debido cuando se presentan los cambios inesperados.  En la medida en que desarrollamos la capacidad de adaptarnos a lo nuevo, maduramos, crecemos y nos convertimos en un mejor ser humano.  Fluye con las trasformaciones que tiene la vida y renuévate con cada experiencia.

Canales