Estampas
Ir a:

ENTRETENIMIENTO

Andrés David Ascanio: "La trompeta es mi vida"

Miembro del Sistema Nacional de Orquestas y prometedor talento de la batuta, ve en la música una valiosa herramienta para crear un mejor futuro

Con tan solo cuatro años se inició en el arte de la música, primero con el piano y luego con la trompeta, instrumento que terminó por cautivarlo al punto de considerarlo como "su medio de comunicación principal, inclusive más que el habla". Su talento le ha permitido crecer dentro del Sistema Nacional de Orquestas y recorrer el mundo, primero como miembro de la Nacional Infantil y luego en la Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar, donde hoy día es profesor, además de integrar el Ensamble de Metales Venezuela, el de Trompeta Simón Bolívar y el Trío de Trompetas Miranda. Con los maestros José Antonio Abreu y Eduardo Marturet se formó en la Dirección Orquestal, levantando la batuta en varias oportunidades.

Eres testigo, y protagonista, de lo que llaman un joven precoz ¿lo consideras así? ¿Hay precocidad para la música?
Sí, Mozart es un ejemplo irrefutable. Cuando un niño o joven interpreta un repertorio exigente, que además contiene una carga histórica y emocional tremenda, como por ejemplo la "5ta Sinfonía" de Prokofiev, el común denominador es que le pase por encima a muchos aspectos, pero los integrantes de la Orquesta Nacional Juvenil de Venezuela asumen el repertorio con una madurez increíble, logrando una interpretación que pareciera imposible de ejecutar a su edad.

¿Qué significa o supone la trompeta para ti? ¿Con qué palabras te gusta describir su sonoridad y presencia en la orquesta?
Para un ejecutante su instrumento es el medio por el cual puede expresarse y sentirse libre. La trompeta es mi vida, lo que me ha hecho conocer al máximo el mundo de la música y a mis hermanos de la Orquesta; tiene un sonido dulce pero a la vez potente y brillante.

¿Cuál es la gran lección aprendida hasta el momento del Maestro José Antonio Abreu, con cuáles de sus máximas andas por la vida?
La fe y el amor por Venezuela. El Maestro Abreu es la persona que más ha creído en nuestro país, en sus niños y jóvenes. Todo lo que hacemos a diario, así sea desde tocar una nota, dar clases, hasta dirigir un concierto, es porque luchamos por crear un mejor futuro aunque el presente sea difícil, porque queremos trascender, y lo demostramos tocando y cantando, por eso nuestro lema es "Tocar, Cantar y Luchar".

Haz recorrido una buena parte del mundo ¿Qué hay afuera que no hay aquí, y viceversa?
Afuera hay una historia musical increíble, un recorrido de cientos de años con una tradición inigualable, orquestas que han estrenado obras de los más grandes compositores. Aquí tenemos una sed y una pasión increíble, propia de nuestros niños y jóvenes, por aprender de esa historia, y aprenderla de la mejor manera, que es única de nuestro Sistema, y que ahora replican otros países.

¿Cómo describirías una de tus clases?
Como una clase más de cualquier profesor del Sistema, llena de pasión, sembrando valores y siempre buscando la excelencia. 

El Sistema se prepara para levantar su quinta generación, ¿qué puedes intuir de lo que serán estos nuevos músicos?
Músicos y seres humanos integrales con un nivel inimaginable, como ya lo presenciamos, preocupados por dejar en alto no solamente su nombre, si no también a su familia, a sus comunidades y a Venezuela.

¿Cuáles te parecen los programas educativos más innovadores del movimiento orquestal al que perteneces?
Para mí todos son innovadores. Aprender a tocar un instrumento en una orquesta o a cantar en un coro nos parece algo normal, pero en realidad no lo es; afuera tienes que hacerlo en clases individuales o conservatorios. Ahora también está el Programa de Nuevos Integrantes, en el que desde el vientre materno, e inclusive en la sala de parto, lo primero que se escucha es un arpa clásica, una flauta dulce, un cuatro, ejecutado por un niño o un joven; creo que esto no existe en ninguna otra parte del mundo.

¿Qué partitura estudias actualmente, y cuál es tu próximo reto profesional?
Actualmente estudio la "Sinfonía Número 1" de Gustav Mahler, que es el próximo reto que tendré junto a la Orquesta Nacional Juvenil de Venezuela.

Artista en crecimiento
En 2000 ingresó a la Orquesta Nacional Infantil de Venezuela
En 2004 forma parte de la Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar
En 2008 inicia sus estudios de Dirección Orquestal
Fue director en el Primer Festival de Metales de la Sinfónica Juvenil Teresa Carreño
Ha dirigido la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar y la Juvenil de Chacao

Canales