Estampas
Ir a:

ENTRETENIMIENTO

Predicciones 2018 para Venezuela y el mundo

Este será un año de retos, pero de muchas protecciones y bendiciones, que se perfila como un tiempo para ejercer la Maestría de virtudes elevadas que nos permitirá volver a brillar y conseguir la libertad

PATRICIA VALDERRAMA |  28 de enero de 2018

Año de muchas lecciones y aprendizajes para la población. Restricciones que se traducen en exigencias de la gente para el establecimiento de un nuevo orden por la profunda necesidad de resolver los múltiples problemas que tiene el país. Para que esto ocurra se requiere de mucha disciplina, seriedad y responsabilidad que tendrán que comenzar a ser desarrolladas durante el 2018. El tránsito de Saturno por la Luna del país asegura que será un año marcado por la introspección y autoevaluación para crecer y madurar, luego de experimentar tantas limitaciones. Este tiempo va a decantar progresivamente en que la gente se sienta con la autoridad para exigir. Cuando una población inicia un proceso de madurez, la gente asume la responsabilidad de sus actos, consecuencias y destino, de allí que sea posible su empoderamiento para que el país viva un proceso exitoso de reestructuración y evolución. La población va a asumir el liderazgo para un gran cambio que pondrá en jaque a todo lo que no tenga estructura.

Dicho proceso se producirá en el marco de un excelente tránsito de Júpiter sobre el Urano natal del país, que puede traer súbitas oportunidades y cambios repentinos inesperados que generen mucha satisfacción. Al producirse estos inusuales eventos, el país tendrá la posibilidad de liberarse de viejos patrones, pero con los respectivos desafíos que obviamente representa la madurez que requiere el manejo de esa libertad. Uno de los grandes desafíos del año es el proceso de autovaloración para el desarrollo de una nueva estructura sociopolítica y el compromiso con valores y normas que permitan recuperar la convivencia ciudadana. De allí que se va a despertar la imperiosa necesidad de retomar el camino del trabajo honesto y los valores de convivencia que volverán a reunir a la población en torno al alcance de metas a mediano y largo plazo.

La experiencia de transformación en la que estará sumergido el país todo el año estará sustentada en un nuevo orden y en valores espirituales, bases que proyectarán a la población a asumir el protagonismo histórico de enfrentar al estatus quo y determinar su destino. A partir de abril veremos como la oración pasa a la acción.

Venezuela asumirá con valentía el cambio, la renovación y la evolución. El país enfrentará este reto con madurez y seriedad producto de todas las lecciones saturninas. Las restricciones económicas seguirán poniendo en riesgo a la población, que continuará aprendiendo a valorar lo más importante. Los trabajadores se levantarán y exigirán sus derechos con mucha fuerza. Los niveles de confrontación se incrementarán y los estallidos irracionales de la gente serán frecuentes hasta conseguir una dinámica económica con más sentido y estructura. Esto se traducirá en un proceso de reorganización donde la pérdida de privilegios traerá angustia, desesperación y hasta muerte.

Venezuela se está moviendo en una dirección diferente y está generando un liderazgo mundial de transformación que todavía no es del todo visible, pero que cada día será más notorio producto del cambio en la autoimagen, creencias y comportamiento de la sociedad. Muchos se sentirán acorralados por este proceso de empoderamiento. Entre los meses de marzo y abril se producirán eventos que mostrarán la fuerza de la juventud venezolana para alinear las posturas más conservadoras con las élites intelectuales y las fuerzas que detentan las armas. Los guerreros espirituales participarán de los cambios con mayor conciencia y sabiduría.

Progresivo reconocimiento de la importancia de volver a la tierra a sembrar y recuperar el campo marcará de manera definitiva este año. Este proceso tiene una connotación ancestral y en la medida que se concrete se activará la poderosa fuerza de la Nación para entregar al mundo sus frutos.

Un año de muchos retos, pero de muchas protecciones y bendiciones porque el país está catalizando el desequilibrio mundial en todas sus acepciones. Este tiempo se perfila como un tiempo para ejercer la Maestría de virtudes elevadas que permitirá a Venezuela continuar ejerciendo su rol de punta de lanza en el contexto internacional. El país, cuando el aprendizaje se haya sedimentado, volverá a brillar y a conseguir su libertad. Esa influencia que siempre ha tenido Venezuela a nivel mundial será comprendida con mayor claridad y responsabilidad.

Venezuela vivirá el mejor futuro posible que su población le pueda proporcionar: ¡el poder reside en la fuerza que la gente le pueda imprimir a la evolución de la conciencia!

El mundo 2018 La única gran certeza para este año es la incertidumbre. Esto tiene como ventaja la posibilidad de gestación de un proceso de reorganización de un nuevo orden erigido sobre la base de certezas dignas de fe. Esto implica que la humanidad comience a tener conciencia del proceso de un cierre de ciclo de los tiempos y se entregue al trabajo de desarrollo de conciencia, pues las estructuras del mundo siguen cayendo, antiguos aliados ahora están sumergidos en la confrontación: el conflicto entre Reino Unido y la administración Trump continuará profundizándose con las consabidas consecuencias para el resto del mundo. Aunque Inglaterra oficialmente no es parte de la Comunidad Europea continuará mandando en el viejo continente, y junto a modelos de cogobierno detentores del verdadero poder mundial, conformado por expresidentes de EEUU y sus familias, continuará gobernando en el mundo apoyados por países aliados como Alemania, Francia, Italia y España.

Este año será un tiempo de batallas internas por el control del poder, por eso el supra poder mundial intentará durante todo el año aislar a Donald Trump con la intención de obligarlo a aceptar procesos contrarios a los valores destacados durante su campaña electoral. A su vez Trump será cada vez más duro contra la inmigración latina y africana.

La población del mundo debe ser muy precavida con respecto a los cambios relevantes que pretenda hacer, pues cualquier decisión que tenga impacto en el futuro debe ser evaluada cuidadosamente por todas las implicaciones que pudiera tener en este período de delicada tensión mundial. El proceso de globalización continuará consolidándose durante el 2018 y eso impactará contundentemente en la vida de cada ciudadano del mundo.

Tiempo de revelaciones que pudiera dejar al descubierto los procesos de confrontación contra EEUU que estarán en pleno desarrollo durante el 2018 y cuya pretensión es conseguir el agotamiento de la administración de Trump hasta, incluso, eliminarlo de la Presidencia poniendo trampas contra él hasta agotarlo, utilizando instrumentos y medidas internas de los EEUU provenientes de la CIA, FBI, DEA con la finalidad de criminalizarlo.

La receta de Bush y Clinton-Obama de guerra civil con armas de fuego utilizadas en el Medio Oriente y en el norte de África va a continuar expandiéndose a países ubicados en África y se podría a convertir en una franca amenaza contra países como Turquía, Irán, Yemen y Arabia Saudita. Esta misma receta, pero sin armas de fuego, que empezó en Venezuela será replicada en diversos países de Latinoamérica, a través de procesos electorales presidenciales como el ocurrido recientemente en Honduras o el proceso peruano en el que se cuestionó el funcionamiento de la figura presidencial. Todo esto sobre la estrategia de la división y confrontación entre los connacionales. Siempre el lado ganador recibirá el apoyo del cogobierno de los EEUU. De Latinoamérica el único país que va a prosperar es Chile por su cercanía al supra poder mundial.

China cada día estará más cerca de convertirse en el superpoder número 1 del mundo aprovechando su frontera con Rusia y el respaldo que le otorga ante EEUU. Este tema fronterizo debe verse de la siguiente manera: 1 al lado de 1 no es igual a 2 sino igual a 11. Rusia con Putin seguirá generando dolores de cabeza a EEUU. En el mundial de futbol pareciera, en principio, haber una gran sorpresa en el desenlace, pero al final el ganador será uno de los habituales.

Otra de las revelaciones de este 2018 es que la Segunda Guerra Mundial nunca terminó solo recibió nuevas denominaciones, como la de la guerra Fría, para encubrir la continuidad del profundo conflicto mundial, por eso los países que, como China, EEUU, Inglaterra, Alemania, Corea del Sur y hasta Corea del Norte, saben que nunca terminó han prosperado. Contrariamente países poderosos como Francia, Italia y España que han estado bajo la impresión de que la segunda Guerra terminó, ahora están y continuarán confrontando graves problemas que seguirán empeorando.

La economía continuará generando una gran incertidumbre, pero contrario a lo que muchos economistas vaticinan el dólar va a mantenerse un tanto debilitado durante casi todo el año frente a otras monedas. El petróleo por su parte se mantendrá en torno a $70 por barril con una variación del 15%.

Cambios drásticos de clima. Todos los desastres naturales van a ser más graves, frecuentes y sorprendentes por la ignorancia y maltrato hacia la Madre Tierra. Lo sorpresivo estará marcado porque los fenómenos naturales ocurrirán inesperadamente en lugares no habituales.

Los tiempos de transición requieren de conciencia y fortaleza de espíritu y ese es el mensaje de nuestra Madre Tierra.

Canales