Estampas
Ir a:

Mascotas adoptadas, las más agradecidas

Cada día crece el número de animales abandonados en las calles. La buena noticia es que existen organizaciones dedicadas a ayudarlos y personas dispuestas a brindarles un nuevo hogar

Las costillas se le podían contar; no tenía un color definido, algo cenizo su pelaje, parecía ser un blanco percudido, sucio, como las calles donde vivía. Muchas fueron las veces que creyó ver una sombra con algo de comida cruzar el umbral de la entrada de su reducido hábitat. A veces creía escuchar aquel silbido que lo llenaba de alegría y le hacía mover su cola. Ya no volvería a ser el mismo. Ahora era un perro de la calle.

Muchos de los animales que hoy día vemos deambulando por las calles fueron abandonados por sus dueños pensando que sobrevivirán de una u otra manera. Pero los animales domésticos no pertenecen a este entorno, son seres, en gran medida, dependientes del ser humano al carecer de las herramientas para sobrevivir en un ambiente tan agresivo en el que sufren de hambre, sed y maltrato.

Si bien en 2010 se creó la Ley para la Protección de la Fauna Doméstica, Libre y en Cautiverio en el país, no hay un castigo para quienes abandonan a un animal a su suerte. La buena noticia es que existen más de 100 organizaciones encargadas de ayudarlos rescatándolos y consiguiéndoles un hogar.

La directora de la Red de Apoyo Canino de Venezuela, Mariant Lameda, asegura que la expectativa de supervivencia de un animal en las calles es de dos años. "Siempre terminan atropellados, mueren de hambre o envenenados. Son víctimas de mucha crueldad. Están solos y desorientados". Esta ONG que ha beneficiado a más de 14.000 animales en 11 años, tiene como misión regalarles una segunda oportunidad, cambiar su realidad, evitarles un destino cruel.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que por cada persona hay cuatro animales en situación de calle. En Venezuela, aunque no se tienen estadísticas oficiales, estudios proyectivos estiman que la cifra es de un millón.  "Nuestro deber, dentro de la profunda crisis que atravesamos, es ayudar a estos animales que, no siendo de nadie, son responsabilidad de todos", asegura, Lameda.

Una segunda oportunidad

Maluma. Rescatada por la periodista especializada en literatura, Dulce María Ramos.



"Hace como un año, camino a mi casa, me conseguí un gato muy pequeño en la calle totalmente desorientado. Nunca había tenido gatos, solo perros. Era una nueva experiencia para mí.

Cuando la adopté tenía como un año. Estaba llena de pulgas y aunque recomiendan no bañar a los gatos, igual lo hice con agua tibia. Solo se asomaba cuando le daba de comer, pero poco a poco fue encariñándose y agarrando confianza. La llevé al veterinario y consulté a varios vecinos sobre su cuidado. No fue sencillo saber su sexo y yo, pensando que era macho, le puse Maluma, luego me dijeron que era hembra e igual quedó con ese nombre (risas).

Con los gatos Es un proceso más lento que los perros porque son muy independientes. Se le debe acondicionar un lugar para comer, conseguirle un arenero o una bandeja de plástico con arena o aserrín y enseñarle que ahí debe hacer sus necesidades. También hay que esterilizarlos porque si no se seguirán reproduciendo los gaticos sin hogar.
El éxodo masivo ha condenado a muchos perros y gatos a un destino cruel y desafortunado, hay más mitos que realidades en torno a viajar fuera de nuestras fronteras con ellos. Solo se necesita algo de tiempo y organización para que el miembro más vulnerable de nuestra familia nos acompañe".

Comai. Rescatada por Ana Gabriela Cabrera, bióloga



"Comai es una perrita que me encontré en la calle cerca de mi casa hace como un año. Estaba muy flaca, tenía una herida enorme llena de gusanos en la espalda. Parecía un cadáver ambulante, esa imagen me perseguiría siempre si no hacía algo. Decidí rescatarla.

Era muy arisca, se notaba que había sido maltratada. Como no se dejaba agarrar, le llevaba comida y le colocaba medicina en la herida desde lejos. Estuve así una semana. Un día, con ayuda, logré llevarla a casa.

Le di de comer en la boca. Poco a poco le fui sacando los muchos gusanos que tenía, ahí me di cuenta que tenía la columna vertebral descubierta. Poco a poco fue mejorando.

Un perro maltratado está psicológicamente afectado. Es un proceso lento, pero luego de su recuperación será un animal sumamente agradecido.

Creo que es importante adoptar a los animales de la calle. Si no pueden hacerlo, al menos darles comida y agua. Debemos seguir la recomendación de las fundaciones y esterilizarlos; es la única manera de combatir el abandono y la sobrepoblación".

Libertad. Rescatada por Richard Linares, entrenador

"Cuando me mudé con mi familia a un nuevo apartamento nunca imaginé que a esa zona llegaban tantas guacamayas. Empecé a darles de comer y cada día aparecían más; una vez fueron 24, nunca mi balcón había estado tan colorido.

A través de mis redes sociales estas hermosas aves se hicieron famosas. Hace un año uno de mis seguidores me comentó que había encontrado una guacamaya huérfana, era un bebé. En vista de mi afinidad acepté cuidarla; la nombré Libertad. Ahora la acompaña Piquito, tiene 12 años y la acogimos recientemente cuando sus dueños se fueron del país; tenía un ala rota.

Mi objetivo siempre fue recuperarlas y dejarlas libres. No sé si cometí un error al aceptarlas, pero necesitaban ayuda porque si no hubiesen muerto. Ahora son aves en cautiverio y dejarlas libres sería un crimen porque no sobrevivirían por si solas. Libertad piensa que es un humano más, si nos vamos a la cama se baja de su pedestal y nos acompaña. Cada seis meses las llevo al veterinario, esto es muy importante al igual que darles mucho amor.

Mi consejo es no tenerlas como mascotas. Las guacamayas son animales silvestres. Lo mejor para ellas es estar volando libres.

Fundaciones que ayudan
• Red de Apoyo Canino www.reddeapoyocanino.org / Twitter @apoyocanino – Instagram @reddeapoyocanino
• Misión Nevado www.misionnevado.gob.ve / Instagram @misionnevadooficial
• Asociación Pro-Defensa de los Animales en Venezuela (Aproa) www.aproa.org.ve / Twitter @aproave
• Salvando Patitas @SalvandoPatitas

Canales