Estampas
Ir a:

TECNOLOGÍA

Luces inteligentes

Las nuevas fuentes de luz de alta tecnología transforman la iluminación tradicional, volviéndola cada vez más versátil, portátil, inteligente y amigable con el medioambiente.

EFE |  16 de enero de 2017

Lámparas inteligentes

Suli es una lámpara solar portátil, modular y multifuncional, desarrollada en Chile, que se adapta a distintas necesidades lumínicas por medio de unos encajes simples y a través de una serie de accesorios impresos en 3D. Foto cortesía de SULILab.

El equipo de Aumi ha desarrollado en Canadá una lámpara LED recargable, multicolor y que puede controlarse de forma inalámbrica mediante el teléfono móvil o la tableta electrónica, y que busca reinventar la luz nocturna. Foto: Aumi/ Humanscope

El robot de iluminación Lucy, formado por un espejo dentro de una esfera de plástico transparente, redirige la luz del sol hacia una zona del hogar manteniéndola iluminada, cuando la luz natural no le llega directamente. Foto:Solenica

Algunos de los nuevos dispositivos para iluminar se recargan con la red eléctrica y otros con el sol, pero todos tienen algo en común: están cambiando la forma de entender y aplicar la iluminación y, en algunos casos, difuminan la frontera entre lo natural y artificial.

Módulo circular con luz de sol
Suli es una lámpara solar portátil, modular y multifuncional, desarrollada en Chile, que se adapta a distintas necesidades lumínicas por medio de unos encajes simples y a través de una serie de accesorios impresos con tecnología 3D (tres dimensiones),  según informa Ximena Muñoz,  arquitecta especialista en iluminación y creadora de SULILab.

Es un pequeño módulo de forma circular que se carga con el sol, entrega hasta 60 horas de luz y tiene unos enganches que permiten enroscarlo a la parte superior de las botellas de plástico PET, las cuales pueden rellenarse con agua y distintos pigmentos, ofreciendo luz de colores.

Esta lámpara solar también puede acoplarse a otros  tipos de soportes, para colgarla, adaptarla a la bicicleta, fijarla en superficies metálicas o de madera, o simplemente utilizarla como una linterna de mano, según sus desarrolladores con sede en Providencia (Santiago de Chile).

Asimismo, puede colocarse sobre el cristal de una ventana mediante unas ventosas, tanto del lado de fuera (a la intemperie) como del lado de adentro, aunque siempre con su panel solar o receptor de luz mirando hacia el exterior para recibir la energía solar y con su lámpara LED apuntando hacia el interior, para iluminar dentro de casa o en el lugar de trabajo.  

"Los usuarios pueden diseñar y cocrear sus propias formas de usar Suli, bajo un modelo Open Source (sistema de código abierto, en el que el 'software' se comparte y distribuye libremente)  descargando los archivos desde la web (www.sulilab.com) para luego modificarlos e imprimirlos con impresoras 3D", indica Muñoz.

Según sus creadores, esta lámpara tiene distintos modos de iluminación, ofreciendo desde 3 horas de luz intensa en su opción 'faro'  o linterna, hasta sus 60 horas de luz nocturna suave o como señal luminosa intermitente (encendiéndose y apagándose).

Esta lámpara utiliza tres baterías recargables y una lámpara LED de alto brillo y luz cálida, concluyen.

Un nuevo concepto de luz nocturna
Por su parte,  el equipo de Aumi (www.aumilight.com) ha desarrollado en Toronto (Canadá) una lámpara LED recargable, multicolor, y que puede controlarse de forma inalámbrica mediante el teléfono móvil o la tableta electrónica. 

"Las luces de noche tradicionales son  voluminosas, feas y ofrecen una o dos características diferentes y nosotros decidimos cambiar esa idea y volver a imaginar cómo debería ser una luz nocturna", explica Mitch Thompson, líder del equipo que ha desarrollado esta tecnología.

"El resultado de esta reinvención es una luz inteligente que puede encenderse y apagarse, cambiar de color ofreciendo miles de matices cromáticos, activarse al detectar movimientos a su alrededor y  atenuarse o abrillantarse,  todo bajo control a distancia o programación mediante temporizador, desde un dispositivo electrónico mediante una app", según Thompson.

Girando el anillo de aluminio de la lámpara o a través de la ‘app' (aplicación o programa) vía "bluetooth", también puede ajustarse el brillo de la luz, anunciar la llegada al  dispositivo móvil de notificaciones como mensajes de texto o llamadas de teléfono, y explica Thompson que también puede utilizarse como luz de emergencia en caso de un corte de luz o como luz de refuerzo situada sobre la mesa.

Esta lámpara puede funcionar enchufada a la red eléctrica o bien desconectada, ya que cuenta con una batería recargable que proporciona entre 8 y 10 horas de luz nocturna suave,  o hasta 4 horas de ‘iluminación de acento' más intensa, mientras que las patas de enchufe situadas en su parte trasera son plegables para evitar que sobresalgan piezas, según sus desarrolladores.

Un robot que busca y redirige la luz del sol
La empresa estadounidense Solenica ha desarrollado un robot de iluminación formado por un espejo dentro de una esfera de plástico transparente, que aprovecha la luz solar y ajusta continuamente la posición de la superficie reflectante, permitiendo inundar todos los rincones de la casa con luz natural reflejada.

Este lámpara, denominada Lucy, puede colocarse fuera o dentro del hogar y redirige la luz del sol hacia el punto exacto de la casa que elija el usuario, por ejemplo una zona del salón o de las habitaciones que están en penumbra, manteniéndolas iluminadas, cuando la luz del sol no les llega directamente.

"Lucy es el primer robot inteligente en su tipo, ya que busca por si solo la luz natural y la redirige de acuerdo a las instrucciones de cada usuario,  recordando siempre a dónde hay que enviarla y manteniéndola en esa parte de la casa todo el día mientras el sol se mueve en el cielo", según sus creadores (www.solenica.com), con sede en San Diego, California (Estados Unidos).

"Solo hay que colocarlo en un lugar soleado, apuntar el haz luminoso que refleja el espejo hacia el punto al que se quiere llevar la luz, y la máquina se encarga de mantenerla, sin necesidad de enchufarla ni de recargarla", explica  Mattia Di Stasi, cofundador de Solenica, con Diva Tommei.

Este sistema es capaz de redirigir la luz solar a través de una ventana pequeña e iluminar una habitación entera, y supone un considerable ahorro de dinero al reducir la iluminación mediante bombillas eléctricas, de acuerdo a  sus desarrolladores.

"La luz natural redirigida ayuda  a iluminar una estancia determinada y a elevar los niveles de vitamina D y de serotonina de las personas que la reciben, dos compuestos que favorecen respectivamente la salud de los huesos y un mejor estado de ánimo", según informa Di Stasi. 

Por Daniel Galilea.
EFE/REPORTAJES

Canales